Dios y el sistema límbico

Un psicólogo canadiense, utilizó un aparato en cuestión, llamado estimulador magnético transcraneal, con el objetivo de estimular partes de sus lóbulos temporales y descubrió que sentía a Dios por primera vez en su vida. Los humanos somos unos seres poseedores de unos caracteres exclusivos, entre ellos el más enigmático de todos “la religión” y es un hecho que seamos los únicos seres que mediten sobre el infinito o se pregunten por el significado de todo. Algunos pueden llegar a la conclusión de que si existen este tipo de creencias religiosas se debe simplemente al deseo de inmortalidad por parte del ser humano.

Dios y nuestro sistema límbico

El sistema límbico recibe señales de todos los sistemas sensoriales, la actividad del sistema límbico está relacionada con la experiencia y expresión de emociones. Por otra parte en las conexiones que forman el sistema límbico, a su vez, intervienen en los lóbulos frontales; la manifestación de estas emociones requiere la acción del hipotálamo, el cual es el centro de supervivencia del cuerpo y en ocasiones, para la transmisión de sus genes.

Los pacientes que tenían repetidos estallidos eléctricos en el interior del cerebro alteraban permanentemente su vida emocional. Algunos de esos pacientes son muy pesados al hablar, discutidores, pedantes y egocéntricos, y están obsesionados por temas filosóficos y teológicos. Este es uno de los casos de uno de los pacientes, llamado Paul. Éste había sufrido varios ataques a lo largo de su vida y afirmaba ciegamente la existencia de Dios, era capaz de describir con todo lujo de detalles su historia. Incluso llevó un manuscrito escrito por el mismo, el cual contenía sus opiniones sobre todo tipo de temas espirituales, místicos y filosóficos. Pero lo más interesante de este paciente es que tenía flashbacks asombrosos, como el hecho de que podía recordar todos los detalles de un libro que había leído hace bastante tiempo (en uno de sus ataques).

Podemos llegar a la conclusión de que los pacientes como Paul tienen estas experiencias por cuatro posibles causas:

1-Una puede ser que efectivamente dios los visite.

2-Debido a que el único recurso que les queda es buscar la purificación en la religión.

3-Puede deberse a las conexiones existentes entre los centros sensoriales y las amígdalas, la parte del sistema límbico encargado de reconocer el significado emocional de los sucesos del mundo exterior.

4-Es posible que los seres humanos hayan desarrollado por evolución un circuito neural especializado exclusivamente en la experiencia religiosa.

Este tipo de argumentos que  manejan  esta disciplina nueva, se llaman psicología evolutiva. Muchos caracteres y propensiones humanos, tendemos a atribuirlos a la cultura. No obstante hay que tener cuidado de no llevar demasiado lejos estos argumentos de la “psicología evolutiva”, no se debe deducir que sólo porque un carácter sea universal, esté determinado genéticamente, ya que de esta forma podríamos llegar a la conclusión de que solamente unos pocos elegidos son poseedores de las conexiones neuronales necesarias para ver a Dios.

Pero el hecho de que Dios exista o no, no es lo que preocupa a los científicos sino que el hecho de que se hayan originado estos sentimientos religiosos en los pacientes como Paul y dar una explicación científica de éste.

Partiendo de varias hipótesis podemos dar ideas de la razón por la que los epilépticos de los lóbulos temporales tienen esta clase de experiencias. La tarea de reconocer un objeto es tarea de los lóbulos temporales, las amígdalas determinan su importancia emocional y se lo transmiten al sistema límbico. Pero la hipótesis del encendido no dio los resultados esperados, sino que los pacientes respondían con menor intensidad de la esperada a imágenes que de otro modo deberían de haber provocado reacciones violentas, mientras que por el contrario en imágenes religiosas y místicas se producía una amplificación de la respuesta.

Con esto podemos llegar a la conclusión de que los ataques han alterado por completo la vida mental interior del paciente. La única conclusión clara a la que podemos llegar es que en el cerebro humano existen circuitos que intervienen en la experiencia religiosa. Aunque todavía no se sabe si estas evolucionaron específicamente para la religión o si generan ciertas emociones que conducen a tales creencias. Por lo tanto no podemos demostrar que en el cerebro existe un “módulo de Dios”, que pudiera estar determinado genéticamente.

Anuncios

Acerca de María Navas

Para explicaros un poco el tipo de persona que soy antes debería de ir a un especialista en estos temas, ¿qué clase de persona cree que soy?Sí puedo deciros de antemano mis gustos y aficiones, como a la mayoría me gusta salir y divertirme con mis amigos, también hacer deporte (sobretodo el deporte en equipo) como el voleibol, aunque también practico padel y ultimamente me he aficionado al tenis. Otro hobby que por así decirlo practico es la pintura, me gustaría llegar a hacer un pequeño y cómico manga.
Esta entrada fue publicada en Dios, El sistema límbico. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s